whore

Autoestima, la mejor herramienta para el sexo

La falta de autoestima siempre ha sido un problema habitual en nuestra sociedad contemporánea. Y esto pasa factura en las relaciones sociales, laborales y, también, en las sexuales. Algunas personas deciden acudir a psicólogos, mientras que otras se atreven, sobre todo, a la hora de superar cualquier problema íntimo, a buscar escorts de lujo en Barcelona y otras ciudades con las que poder mantener sus primeras relaciones sexuales, para asegurarse de que éstas resultan satisfactorias.

La sexóloga y psicóloga Ana Yáñez afirmaba hace poco que la falta de autoestima “es un factor de riesgo que aumenta la aparición de problemas sexuales y se interrelaciona con la satisfacción sexual”. Además, apunta que ambos conceptos están tan ligados que resulta imposible descubrir qué fue primero.

Por otro lado, el psicólogo norteamericano Albert Ellis aseguraba que la base de la depresión o de la ansiedad puede hallarse en unos esquemas equivocados que hemos construido y con los que convivimos a diario. La autoestima es una manera de concebirnos a nosotros mismos, es la opinión y visión que tenemos sobre la persona que somos.

Un estudio realizado por la John Hopkins Bloomberg School of Public Health, un departamento de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore (EEUU) apuntaba a que los tres atributos de la personalidad más ligados al nivel de satisfacción sexual son la autonomía, la autoestima y la empatía. Sin embargo, la sociedad actual se centra demasiado en agradar al otro, en lugar de a uno mismo. Queremos ser populares entre todos nuestros conocidos y amigos, tener muchos seguidores en las redes sociales y, en general, aparentar, en lugar de erotizarnos tal y como somos y aprender a seducirse a uno mismo. Los practicantes del tantra llamarían a lo que debemos hacer “despertar al amante que llevamos dentro”.

Seguridad en uno mismo vs seguridad sexual

Los anglosajones diferencian términos como “self confidence” (seguridad en uno mismo) de “sexual confidence” (seguridad sexual). Pero la seguridad sexual no es más que la confianza y la seguridad que tenemos en nuestra persona; es decir, nuestra autoestima, ligada a asuntos de cama.

Al final, la autoestima no sólo nos ayuda a tener unas mejores relaciones sociales, a afrontar el trabajo con una mejor perspectiva o a enfrentarnos a los problemas con más positividad. También nos afecta en nuestra manera de vivir la sexualidad.

Deja un comentario